Politica Regional

  • «Ahora hay democracia sindical, eso es lo importante», dice Pedro Haces (CATEM)
  • La Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, crece cada vez mas!
  • Contralor Federal que no sancionó la Estafa Maestra, «vigila» ahora a Veracruz. Qué ironia!
  • Manlio Fabio Beltrones aclara sobe Alfonso Durazo, Jesus Valencia y El Chapito Guzmán!

México vive hoy una etapa muy importante en el ámbito sindical porque hay democracia sindical, afirmó el dirigente nacional de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), Pedro Haces Barba.
En entrevista, el también senador con licencia de la fracción legislativa de Morena dijo que con la reforma laboral recientemente implementada “hoy los trabajadores mexicanos van a tener lo más importante que se ha buscado en la historia de México, que es la libertad”.
“Así como la independencia de México se hizo, hoy se independizó el sindicalismo, hoy no hay favoritismos en los sindicatos, se acabaron los sindicatos corporativos, se acabaron todos aquellos consentidos del sistema, hoy todos somos iguales, no hay consentidos en México”, dijo Haces Barba.
Al preguntarle si el corporativismo sindical ya no tiene cabida en el proyecto de gobierno del presidente López Obrador contestó: “No proyecto de gobierno, yo creo que ahí está mal tu pregunta. Es un proyecto de vida en México, es un proyecto de que estamos entrando a ver (…) entonces, a la pregunta que tú me haces, no es que no quepan esos sindicatos en la cuarta transformación, es que nunca tuvieron interés y menos ahora, no le entienden”.
El dirigente sindical afirmó que el nuevo gobierno federal “trata con mucho respeto a los sindicatos” y que las autoridades de la Secretaría de Trabajo los toman en cuenta y hay una relación intensa con ellas.
Sin embargo, comentó que el corporativismo sigue manteniéndose, pero en el PRI. “Son los brazos obreros de un partido político que está también ya despedazado, que está en ruinas, que así lo dejaron como lo dejaron sus gobiernos”.
En ese sentido aseguró que la CATEM opera con total autonomía y que, en todo caso, sus agremiados son los que mandan.
“Ellos son los dueños de CATEM, no un partido político o un gobernante. Aquí tenemos el respeto a que la gente pueda pensar libremente, pueda decidir libremente y pueda votar, hoy apegado a la reforma laboral que se hizo”.
Al preguntarle de qué depende la fortaleza institucional de la CATEM dijo: “No, yo creo que la fortaleza institucional no la hay. La fortaleza es de México y México es un país fuerte, es grande y nosotros todo lo que queremos es que le vaya bien a México, que le vaya bien a su presidente, que les vaya bien a las empresas, que los otros sindicatos no anden haciendo huelgas a lo pendejo, como fue el caso en Matamoros”.
Asimismo, indicó que “la única forma de sobrevivir en el ámbito sindical es teniendo buenas conductas, buen liderazgo, siendo honesto, dirigiendo bien a las gentes, no robándoles”. “Los verdaderos líderes estamos listos para seguir coadyuvando con el empresariado y con el gobierno y eso hace, por consecuencia, que le quitas muchos problemas al país. Los liderazgos son para quitar problemas, no para dar problemas como muchos otros los dan”.
Miguel Ángel Vega Garcia, el contralor en las administraciones de Rosario Robles en la Sedesol y Sedatu que no sancionó La Estafa Maestra pese a que la Auditoría Superior de la Federación le solicitó en 15 ocasiones que investigara a funcionarios de ambas dependencias, por múltiples irregularidades, ahora forma parte del gobierno de Cuitláhuac García en Veracruz como director Anticorrupción en la Contraloría estatal.
Aunque Vega García nunca detectó irregularidades, Rosario Robles enfrenta ahora un proceso penal por no haber detenido La Estafa Maestra, es decir, que las dependencias a su cargo hicieran convenios con universidades públicas para realizar supuestos servicios, y luego éstas subcontrataran a empresas que resultaron ser fantasma, por lo que el dinero público desapareció. Mecanismo que también ocurrió en otra decena de dependencias, entre ellas Pemex y Banobras.
Como titular del Órgano Interno de Control de la Sedesol y Sedatu, Vega García tenía la responsabilidad de encontrar las irregularidades incluso antes que la Auditoría Superior, pero no sancionó a ningún funcionario por los presuntos desvíos millonarios a empresas fantasma.
Ni siquiera cuando la Auditoría Superior le emitió 15 “promociones de responsabilidades” para determinar sanciones contra funcionarios públicos que hicieron mal su trabajo, según demuestran las respuestas a solicitudes de información realizadas por Animal Político.
Pese a esos resultados, desde este 2019 Vega García fue integrado a la administración del gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, de Morena, como director general de Anticorrupción y Transparencia en la Contraloría estatal.
Su puesto es una de las tres principales direcciones de la Contraloría, encabezada por Mercedes Santoyo Domínguez. Tiene a su cargo seis subdirecciones encargadas de la “integridad y responsabilidad de los servidores públicos, su situación patrimonial y ética”, entre otros puntos, de acuerdo con el organigrama del gobierno estatal.
Vega García comenzó su experiencia en la administración pública federal en 2004 como director de normatividad y la Secretaría de la Función Pública, luego estuvo en la Secretaría de Energía en 2009, como coordinador de proyectos en el Órgano Interno de Control.
Llegó a Sedesol en mayo de 2015 como titular del Órgano Interno de Control y cuatro meses después dejó el puesto para irse a la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), cuando Rosario Robles también fue reubicada a dicha dependencia. Ambos estuvieron hasta diciembre de 2018.
En su paso por Sedesol, personal a su cargo realizó un expediente en el que concluyó que los convenios de La Estafa Maestra realizados con las Universidades de Morelos y el Estado de México se hicieron correctamente y, por tanto, exoneró de cualquier responsabilidad a cuatro servidores públicos. Dicho documento ha sido utilizado por Rosario Robles como muestra de su inocencia.
Uno de los exonerados fue Emilio Zebadúa, el exoficial mayor de Rosario Robles contra el que la Fiscalía General de la República (FGR) sí abrió una investigación por el presunto desvío de 185 millones de pesos, la cual se encuentra congelada a la fecha gracias a un amparo concedido por un juez federal el pasado 27 de agosto.
Previo a la publicación de esta nota, Animal Político buscó a Miguel Ángel Vega por correo electrónico, llamadas telefónicas, y a través de comunicación social de la Contraloría General de Veracruz, pero no dio respuesta a la solicitud de entrevista.
Fernanda Familiar dijo el viernes en su programa de Imagen Radio que Jesús Valencia, funcionario de la Secretaría de Seguridad, estuvo al tanto de los detalles del fallido operativo para capturar a El Chapito Guzmán y que no informó a su jefe directo, Alfonso Durazo. Ella añadió que Valencia actuaba así porque su jefe real es alguien interesado en perjudicar a Durazo, quien ha sido víctima de una injusta campaña de linchamiento en los medios de comunicación.
Como Fernanda es una periodista normalmente muy bien informada, decidí comentar en mi columna lo que ella dijo en radio. Especulé acerca de quién podía estar detrás de Valencia. Dije que a este hombre lo identificaba como operador electoral de Marcelo Ebrard, actual secretario de Relaciones Exteriores.
Fui más allá en mi columna y dije que detrás del linchamientos en medios contra el secretario de Seguridad estaba un político sonorense interesado en que Durazo no llegue a la gubernatura de Sonora, Manlio Fabio Beltrones.
Recibí toda clase de llamadas desmintiendo la información:
1.- Las de allegados a Ebrard, quienes aseguran que el canciller desde hace años dejó de tener relaciones políticas con Valencia. Ya había hecho la aclaración, la reitero por si hiciera falta.
2.- La del propio Jesús Valencia, quien sostiene que es leal a su jefe Alfonso Durazo. Aclaración también dada a conocer.
3.- Las de personas que conocen a Durazo, quienes afirman que ni Valencia ni el secretario de Seguridad sabían del operativo. La intención de ir tras Ovidio solo la conocían las personas que en niveles inferiores tomaron la decisión y no informaron a nadie: ni Durazo ni a Valencia ni, tampoco, al titular de la Sedena, Luis Crescencio Sandoval, y ni siquiera el presidente López Obrador.
4.- A última hora recibí esta aclaración de Manlio Fabio Beltrones: “Federico, buenos días. Si lo que requieres es que desmienta esa versión, dalo por un hecho. No tengo ninguna ingerencia o intención en ese sentido. Lamento tus injustos comentarios sobre mi persona. Si lo que deseas es desviar la atención en el análisis sobre ese lamentable acontecimiento, ¡no tengo nada que hacer! Saludos”.
En decir, como expresaba el Monje Loco, nadie sabe, nadie supo…

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*