RINDE ALCALDE MARISCAL ALVARADO HOMENAJE PÓSTUMO A DON JESÚS CHÁVEZ BELTRÁN (CIUDADANO DISTINGUIDO 2018)

* 102 años de lucha por una mejor vida para el campesinado se van con Don Jesús Chávez Beltrán

Al presidir la guardia de honor en el homenaje póstumo que rindió el Ayuntamiento a quien fuera nominado como Ciudadano Distinguido de Cajeme 2018, y al reconocer que los ideales, las acciones, el derrotero y el programa de Don Jesús Chávez Beltrán fue alcanzado en una primera fase, el Alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado dijo que con su proyecto de largo plazo convoca a luchar para que las cosas en este país, en este estado y en este municipio sucedan con mayor justicia, con mayor equidad y con mayor equilibrio.
«Don Jesús Chávez Beltrán abonó, abonó mucho y hoy se convierte en una semilla que se tendrá que depositar en la tierra, en esa tierra está garantizada la fertilidad por el trabajo que nosotros estamos asumiendo y el compromiso para garantizar la construcción del futuro; enhorabuena por la vida de Don Jesús Chávez Beltrán, honremos la vida, honremos la obra, honremos los resultados y el esfuerzo», manifestó el Presidente Municipal.
A nombre de la familia Chávez Gutiérrez, la hija de Don Jesús, María Antonia, agradeció a las autoridades municipales por el reconocimiento que en vida recibió su padre al ser reconocido como Ciudadano Distinguido y también por el homenaje que hoy le brindan para despedir a este líder agrarista que fue ejemplo de lucha tenaz, fuerte y productiva.
«Con gran orgullo y gratitud despedimos hoy a un ciudadano ejemplar, un padre, un suegro, un abuelo, un bisabuelo, un tío, un amigo, Don Jesús Chávez Beltrán, un luchador social; un personaje que cada instante de su vida enfrentó grandes desafíos y meditados retos, nos enseñó a luchar desinteresadamente por nuestros ideales y a creer firmemente en la posibilidad de un México mejor», expresó María Antonia Chávez Gutiérrez.
En la primera guardia de honor, el Alcalde Mariscal Alvarado fue acompañado por la Síndico Municipal, Elizabeth Espinoza Ayala; el Secretario del Ayuntamiento, Ascensión López Durán y el Oficial Mayor, posteriormente, los regidores Alma Patricia Favela García, Carmina Islas Rosas, Priscila Valdez Hernández y Juan Ángel Cota hicieron otra guardia de honor, para después despedir con un minuto aplausos a Don Jesús Chávez Beltrán.
SEMBLANZA:
Jesús Chávez Beltrán es el único sobreviviente de movimiento agrario que culminó con la entrega de tierras en el Valle del Yaqui de manos del General Lázaro Cárdenas en 1937. En la medida de sus posibilidades, ya que por la edad cada día tenía menos fuerza para realizar esas labores, hasta hace unos días la seguía trabajando.
Originario de Bacacoragua, Sinaloa, nació el 28 de febrero de 1917 en plena Revolución Mexicana, hijo de Rafael Beltrán, herrero de vocación, y Rosario Chávez Araujo, quien practicaba la medicina herbolaria y lo educó.
Cuando era niño perdió a su padre. En ese tiempo no todos los menores eran registrados, cuando fue al registro civil utilizó el apellido materno primero, el cual prevalece hasta sus descendientes.
Tenía 5 años cuando él y su familia trataron de emigrar a Estados Unidos, pero el destino hizo que se quedaran en el Valle del Yaqui, laborando como jornalero agrícola desde los 7 años. El menor de 5 hermanos es padre de 4 mujeres y tres hombres, Ricardo, María Rita, Alejandrina, Jesús, Ramón Cornelio, Lucina Mercedes y María Antonia, fruto de su matrimonio con la señora Mercedes Gutiérrez Villa, quien lo apoyó incondicionalmente en sus luchas.
Su madre lo educó para respetar y reconocer a las mujeres, por eso Don Jesús, a sus 102 años, se consideraba feminista y escribió varios poemas reconociendo el papel fundamental de las mujeres. Conoció a Lázaro Cárdenas cuando iba a los mítines y recuerda aquel 31 de octubre de 1931 cuando se les entregó las tierras que trabajaban él y su hermano.
Ese hecho cambió su vida ya que pasó de ser peón a ejidatario de sus propias tierras en las que pasaba horas de trabajo. Don Jesús nunca fue a la escuela, pero aprendió a leer y escribir, en 1988 escribió un capítulo del libro «Así conocí a Lázaro Cárdenas», publicado por el fondo de la cultura económica.
Fue autodidacta, apasionado por la lectura, se declaraba admirador de Carlos Marx y se identificaba con los ideales de los movimientos sociales de izquierda; fue ardiente defensor del ejido colectivo y luchó contra la división que hizo el presidente Miguel Alemán y posteriormente contra la privatización promovida por el presidente Carlos Salinas de Gortari.
En 1938 fue líder del sindicato de los jornaleros agrícolas del Valle del Yaqui, fue militante del Partido Comunista Mexicano, el Partido Socialista Unificado de México, el Partido Mexicano Socialista y el Partido de la Revolución Demócrata.
Luchó al lado del líder agrario Ramón Danzóz Palomino y del héroe ferrocarrilero Valentín Campa, de quien estuvo cerca cuando lo secuestraron en el año de 1971. Defensor de la revolución cubana y objeto de persecución política de la guerra sucia en 1968 y 1973; Don Jesús destacó su apoyo a Andrés Manuel López Obrador.
El centenario hombre, fue toda una enciclopedia viviente. Disfrutaba de contar sus historias y experiencias en la política, por lo que se mantuvo informado de todo lo que pasaba en el país.
Consideraba que los últimos Gobiernos habían estado muy alejados del campo y del campesinado, descuidando los recursos naturales y tierras.
En 1990, publicó el libro Remembranzas de un campesino del Valle del Yaqui y trabajó en otro sobre el impacto del neoliberalismo en la producción agrícola de Sonora, desde el cardenismo hasta el tratado de libre comercio.
Aún con su edad avanzada y frágil estado de salud, Don Jesús mantuvo su buen humor y aseguró se moriría siendo de izquierda. A las nuevas generaciones, les pidió que no permitan que les quiten el derecho a la tierra y recursos naturales y que no dejen de luchar por sus derechos, como lo hicieron los de su generación.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*