El peso de los hijos es tu responsabilidad: Salud

Hermosillo, Sonora, enero 15 de 2019.- Los padres de familia deben inculcar en sus hijos desde pequeños una alimentación saludable para evitar que éstos sufran sobrepeso y obesidad en un futuro, señala la Secretaría de Salud en el Estado.
La alimentación de niños y niñas debe contener frutas, verduras, cereales, leguminosas, grasas saludables, pollo, carne y pescado.
De los 0 a los 6 meses de edad se recomienda que los menores sean alimentados exclusivamente por leche materna, enfatiza la dependencia estatal, ya que tiene múltiples beneficios tanto para el bebé como para la mamá.
A partir de los 6 meses de edad se puede iniciar la alimentación complementaria, que es cuando se introducen alimentos diferentes a la leche, la cual puede iniciar con carne, pollo, fruta o verdura, según lo indique su pediatra.
Es muy importante que desde que se empieza la alimentación complementaria en los niños, acostumbrarlos a comer alimentos sanos; en muchas ocasiones desde pequeños se les empiezan a dar jugos o dulces por ser niños, sin embargo, no son sanos ni son hábitos buenos para ellos.
La dependencia estatal indica que a partir de los 7 meses de edad se pueden introducir cereales y leguminosas, además que a los 8 meses empezar a darles la yema de huevo, donde los padres deben de estar pendientes a la tolerancia que está mostrando el niño a los alimentos.
Cuando el pequeño llegue al primer año de edad, el menor ya está listo para comer todos los alimentos, de no haber mostrado alergia a alguno, así como recibir la dieta familiar, por lo cual los padres deben de ofrecer alimentos saludables.
En las familias donde hay menores con obesidad, aún están a tiempo de hacer algo por la salud de sus hijos, cambiando la dinámica familiar de alimentación para que todos estén involucrados en hábitos saludables.
Recomienda la Secretaría de Salud tener siempre alimentos saludables en casa eliminar todos esos alimentos como comida chatarra, organizarse con las comidas para no caer en la tentación de comprar comida rápida o fritas en la calle.
Por último, si se tienen dudas de qué alimentos ofrecer, los padres de familia pueden acercarse a los nutriólogos de los centros de salud o del HIES, los cuales están especializados en qué alimentación es la mejor para cada persona.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*