Surge en Guaymas grupo de “justicieros”

Mientras que para las autoridades policiacas el grupo autodenominado Autodefensas de Guaymas (ADG) se ha convertido en un “dolor de cabeza”, hay guaymensesque lo consideran como una salida ante la delincuencia que enfrentan.
El 29 de septiembre del año en curso, el grupo ADG surgió en el Municipio a través de un video donde mostraron el castigo al que sometieron al de apodo “El Balam”, residente de Las Colinas, presuntamente por ladrón.Luego de esto, desaparecieron por casi dos meses, para después resurgir con la tortura a cuatro personas más, tres hombres y una mujer, de los cuales uno fue amarrado a un poste en el bulevar Benito Juárez, casi entronque con la calzada Agustín García López y dos más fueron arrojados amarrados en la vía pública.
Las autoridades municipales, al ver la frecuencia de estos reportes, optaron por integrar los expedientes del Informe Policial Homologado para solicitarle al agente ministerial del Fuero Común el inicio de una investigación.
Al sentirse los autodenominados Autodefensas de Guaymas el centro de atención de las autoridades policiacas, optaron por desaparecer unos días más; pero después de una semana, regresaron con la muestra de castigos más agresivos a dos supuestos rateros, un hombre y una mujer.
En los últimos dos hechos, este grupo exhibió en videos y fotos a un hombre y una mujer, por separado, con la cabellera semirapa, envueltos en plástico para “emplayar”, y con los accesorios que presuntamente habían robado.
Su forma de operar en la ciudad es privar de la libertad a los supuestos delincuentes, obligarlos a ser fotografiados y grabarles un video donde confiesan sus fechorías y delaten a otros que cometan este tipo de delito.
AUMENTAN VIOLENCIA
Además de la golpiza que les propinan a los presuntos ladrones que son “levantados” para castigarlos, ahora el grupo autollamado Autodefensas de Guaymas, rapa una parte de la caballera, radicalizando así los castigos.
Desde su aparición en las redes sociales, este grupo empezó a exhibir a hombres y mujeres que al parecer se dedican a robar en diferentes sectores de la ciudad.
De septiembre a la fecha se han exhibido siete casos en redes sociales, pero la autoridad policialha tomado nota de cinco, porque son los que han sido dejados en la vía pública amarrados a postes o sobre las vialidades.
Aunque su forma de operar no es la correcta y “raya” en lo salvaje por los castigos que imponen a quienes privan de la libertad para hacer justicia por su propia mano, la mayoría de la sociedad, sin importar edades ni sexo, les aplaude.
En los videos que han publicado en cuentas de Facebook o pasado mediante WhatsApp, se observa cómo son golpeados con tablas en diferentes partes del cuerpo, mientras son amenazados por uno o más personas.
¿POR QUÉ LO HACEN?
La desconfianza que los ciudadanos tienen hacia las instituciones públicas en materia de seguridad, y la impunidad que prevalece, es lo que causa que tomen justicia por su propia mano, opinó el sociólogo Jesús Enríquez Acosta.
El académico de la Universidad de Sonora apuntó que hoy en día, tanto en el Municipio, como en el Estado y el País, hay un problema grave de seguridad e impunidad que se suman a la desconfianza de los ciudadanos.
Consideró que es peligroso que la sociedad tome justicia por su propia mano, porque lejos de resolver la situación que se enfrenta en materia de inseguridad se agrava.
“Es un problema donde la autoridad y sobre todo, lo que tenga que ver con el ámbito público, tiene que intervenir no puede quedarse en la nota del periódico, en la información para que circule en redes sociales para magnificar o agravar las cosas.
“Aquí tiene que ver un mayor protagonismo de autoridades e instituciones encargadas de proveer seguridad”, externó.
Mientras no se ofrezca un mejor servicio en seguridad en los niveles federal, estatal y municipal, dijo, las autollamadas autodefensas van a seguir en la agenda pública.
“No se puede resolver con autodefensas o movimientos espontáneos de la población, porque eso lejos de ayudar o resolver, perjudican y los casos de Guaymas están muy ‘adoc’ a los que han ocurrido en otras partes de México, donde el linchamiento es nota de los medios también”, señaló.
En las notas e imágenes que se exhiben, subrayó, se muestra a un presunto delincuente, pero no se le ha dado un procedimiento legal que lo avale, sino que ha quedado en pura violencia.
“La impunidad no sólo prevalece como parte del delincuente y de las instituciones encargadas de brindar seguridad, sino también del ciudadano mismo que reproduce esa misma violencia”, enfatizó.
INVESTIGAN 5 CASOS: PM
La Policía Municipal ha elaborado cinco Informes Policiales Homologados sobre cuatro hombres y una mujer que han sido encontrados en la vía pública tras ser privados de la libertad y torturados por las ADG, presuntamente por dedicarse a robar, reveló el comisario de Seguridad Pública.
Silvestre Alfredo Armenta Ramírez apuntó qué el grupo autodenominado Autodefensas de Guaymas se ha convertido en un “dolor de cabeza” para las autoridades policiales.
Apuntó que en las últimas semanas han turnado cinco IPH al agente ministerial para que investigue cada uno de los casos y les dé solución.”Privar de la libertad a una persona y torturarla es un delito grave, más grave que el de un robo”, destacó.
CON ANTECEDENTES
En los cinco casos de privación ilegal y tortura que investiga el Ministerio Público, hay antecedentes penales por robo, lesiones, faltas administrativas y otros que suman todo un récord, aseguró el jefe policiaco.
Armenta Ramírez reveló que el viernes retiraron una manta de la colonia 13 de Julio con la leyenda que el lugar era territorio vigilado por el autodenominado grupo Autodefensas.
“Retiramos esa manta del domicilio donde apoyaban al grupo de autodefensa, no se le debe dar gusto a la barbarie, hay que recordar que la privación ilegal de la libertad es un delito”, insistió.
La investigación del agente ministerial avanza,aseveró, sobre la privación ilegal de la libertad y la tortura de cuatro hombres y una mujer.
Hoy, las autodenominadas ADG volvieron a desaparecer del Facebook, pero sus seguidores siguen pendientes de otras redes sociales donde se les comparten videos y fotografías de los presuntos delincuentes. Tomado de El Imparcial.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*