Politica Regional

Impugnación de Abel… ¡con machote de M.C.!… Desde antes de que se diera la elección al interior del PRI para elegir su candidato a la Alcaldia de Cajeme, el Dip. Abel Murrieta, “poniéndose el huarache antes de espinarse”, como coloquialmente se dice, comenzó a señalar bastantes, según él, irregularidades en el mismo, dice Luis Quintero en un correo enviado al columnista via Whatsapp… Quintero no aborda la ingratitud del ex procurador, abogado, gandero, restaurantero y politico para con el Lic. Manlio Fabio Beltrones, a quien velada e indirectamente señala como uno de los presuntos autores de su derrota en la interna local… Con respecto de su ingratitud –y poca memoria– para con el Lic. Beltrones, muy pronto se le olvidó que sin él dificilmente hubiera sido diputado local del 2012 al 2015, pues andaba hundido en la encuestas ante el candidato panista Francisco Villanueva en el Distrito XVI, tumbándole el Trife la candidatura al Pancho Villanueva por el asunto de la credencial de elector… Manlio no es rencoroso, pero tiene buena memoria, y eso Abel lo sabe perfectamente bien!

Tal vez como nunca antes en la historia del PRI local los ciudadanos espectadores han estado viendo lo que hasta hace poco no hubiéramos concebido y que el alto nivel de descomposición interna de ese partido y las dos corrientes que buscando hacerse de su control propugnan por su debilitamiento de cara al próximo proceso electoral.
Desde antes de que se diera la elección al interior del PRI para elegir su candidato a la Presidencia Municipal de Cajeme, el Dip. Abel Murrieta, “poniéndose el huarache antes de espinarse”, como coloquialmente se dice, comenzó a señalar bastantes, según él, irregularidades en el mismo, dice Luis Quintero en un correo enviado al columnista via Whatsapp.
Y de igual forma, tal como lo había señalado una vez que el proceso interno del PRI para elegir candidato a la Presidencia Municipal de Cajeme, el Diputado Abel Murrieta ha impugnado tal proceso aduciendo opacidad, malos manejos e inequidad, y hasta de perdida de sus derechos partidista-electorales en el PRI, lo que es mas falso que un billete de 30 pesos.
Y es sobre esta impugnación sobre la que se quiere traer la atención.
Tal vez la parte más fuerte de sus campañas, primero para ser Diputado Local, después como Diputado Federal, y ahora como pre candidato a la Presidencia Municipal de Cajeme, fue su amplia experiencia (sic) en el asunto de las leyes, de hecho en su primer campaña así se presentó: como un “hombre de ley” (con el juego de palabras que eso implica: una persona bragada así como alguien conocedor de leyes.
Por lo anterior, como si de una broma de mal gusto o de una obra teatral mal montada se tratara, en la impugnación que el Dip. Abel Murrieta efectuó se ve un pequeño, pero garrafal, detalle, que echa por tierra eso del hombre de ley y la bandera del conocimiento del ser y quehacer legal: el Dip. Abel Murrieta (como puede verse en la imagen) usó un machote que en su momento integrantes de Movimiento Ciudadano, en el proceso pasado, había usado para esos mismos fines cuando se disputaban las regidurías municipales en Cajeme.
Si ya el usar un machote implica que uno no sabe y por lo tanto solo replica, el ni siquiera tomarse la molestia de revisarlo dejando pasar un detalle como este demuestra una desgano, incapacidad o de plano una indolencia en lo que se hace, nos dice Luis Quintero, quien no aborda la ingratitud del ex procurador, abogado, gandero, restaurantero y politico para con el Licenciado Manlio Fabio Beltrones.
No sabemos si un recurso que se presenta ante una autoridad (electoral, como en este caso) si lleva errores en el mismo (como este de señalar un partido cuando se está impugnando otro), invalide dicho recurso, pero lo que sí puede decirse es que invalida ante el colectivo social, el electorado potencial, esa imagen de “hombre de ley” que se buscaba presentar como carta fuerte ante el proceso electoral que se viene. Al tiempo.
Con respecto de su ingratitud –y poca memoria– para el Licenciado Beltrones, muy pronto se le olvidó que sin él dificilmente hubiera sido diputado local del 2012 al 2015, pues andaba hundido en la encuestas como candidato del PRI frente al reciente estrenado candidato panista Francisco Villanueva Salazar en el Distrito XVI, tumbándole el Trife la candidatura al pancho Villanueva por el asunto de la credencial de elector.
Casualmente, Manlio se lo encontró –a Abel– en el aeropuerto internacional de esta ciudad, y dede ahi mismo lo invitó –o casi lo llevó– a Guadalajara a presentar ante la Sala Regional del Trife, la impugnación porque el estrenado panista habia dado otra dirección particular, y hasta sin cambios de traje o ropa se lo llevó Beltrones a la perla tapatia. “Allá compras ropa”, dicen que le habria dicho Manlio, historia politica-electoral muy larga de contar.
Y ahora, tal vez azuzado por su patrón politico, se deslinda de Manlio, y manera fea, grotesca y pueril, y si bien es cierto ha tenido mucho cuidado en no mencionar su nombre, le ha enviado, sobre todo via medios de comunicación, una serie de indirectas, pero bueno, si cree el exprocurador de justicia que de nuevo cuenta tendrá suerte ante la sala regional del Trife –en Guadalajara– como en el 2012, está muy equivocado, tan equivocado que no se mide en dejarse a ver o reunirse a desayunar con varios panistas para enviar mensajes.
Manlio no es rencoroso, pero tiene buena memoria, y eso Abel lo sabe perfectamente bien!
Exigen investigar desvío de 311 millones en Telemax. Diputados del PAN exigieron al Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización y a la Secretaría de la Contraloría General, ambos del Estado de Sonora, iniciar una investigación exhaustiva para esclarecer el desvío de 311 millones 891 mil 700 pesos, en el que se encuentra involucrada la televisora estatal Telemax, recursos ejercidos en los años 2016 y 2017.
La legisladora Lina Acosta Cid detalló los resultados del informe de la Auditoría Superior de la Federación en el que involucran a la televisora sonorense y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en una serie de irregularidades cometidas con recursos federales, a través de la contratación de servicios de Telemax a nueve empresas cuyos domicilios no existen, presentan declaraciones anuales de impuestos en ceros o tienen diversas irregularidades de operación.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*