ANUNCIO

Liberan al ‘Señor de los Moches’, sentenciado por fraude en Sonora

Roberto Ávila Quiroga, quien fungiera como auditor fiscal en el sexenio de Guillermo Padrés pasó sólo 15 meses en prisión; está acusado de beneficiar a cómplices y beneficiarios del ecgobernador panista con auditorías a modo
A pesar que con sus acciones, generó un daño al erario público de Sonora y del país superior a mil 700 millones de pesos, luego de pasar apenas 15 meses en prisión, fue liberado Roberto Ávila Quiroga, exauditor fiscal del sexenio de Guillermo Padrés que benefició a cómplices y familiares del exmandatario panista, con auditorías a modo y exención de impuestos.
Darío Figueroa Navarro, delegado de la Procuraduría General de la República en Sonora, confirmó que el exfuncionario implicado en el escándalo conocido como “moches fiscales” fue liberado el pasado martes; a pesar que se le comprobó que participó en actos de corrupción, para beneficiar a 500 contribuyentes con auditorías amañadas, quitas de impuestos y sobornos para evadir obligaciones fiscales.
Cumplió una condena de 15 meses en prisión, fue por el delito de uso indebido de atribuciones y facultades por el que se le procesó y no es considerado grave ni tampoco contempla una penalidad importante, por lo tanto, él ha dejado el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) en Veracruz”, reconoció Darío Figueroa.
El delegado en Sonora de la PGR, detalló que a Roberto Ávila se le juzgó penalmente dentro de 13 procesos, de los cuales en 10 fue sentenciado y cumplió su condena.
Ávila Quiroga, también conocido como el “Señor de los Moches”, fue detenido en dos ocasiones en 2016, la primera el 4 de agosto, pero obtuvo libertad bajo caución al pagar una fianza de 20 mil pesos; como trató de escapar de la acción de la justicia e intentó destruir evidencia del caso en su contra, fue reaprendido y tuvo que cumplir varias condenas que apenas suman 15 meses.
El delegado de la PGR indicó que el exauditor fiscal aún tiene pendientes tres procesos que están desahogándose en los tribunales del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE).
Según las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés a través de la dirección general de Auditoría Fiscal del Servicio de Administración Tributaria concedió la exención en impuesto y realizó “auditorías a modo” a 574 contribuyentes que causaron un daño patrimonial al erario público estatal y federal superior a mil 700 millones de pesos.
Entre las empresas beneficiadas figuran empresarios coludidos, políticos del PAN, familiares y amigos, destaca el rancho Pozo Nuevo de Padrés propiedad de la familia del exmandatario los cuales conforman una sociedad rural que adeudaba 15 millones 108 mil 348 pesos por impuestos federales, pero sólo pagó 119 mil 970 pesos, el resto se les “perdonó”; además de varias empresas del ex candidato a la gubernatura Javier Gándara Magaña. Tomado de Excelsior.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*