Politica Regional

“Que le piense Trump. El muro, sobre mi cadáver”, asevera la tribu Tohono O’odham del sur de Arizona y advierte que no permitirá que se construya el muro fronterizo sobre su territorio. La nación indígena controla más de 120 kilómetros de tierra virgen en la franja fronteriza con Sonora… Es una reserva indígena estadounidense que durante miles de años se extendió hacia el sur de Arizona y ocupa una parte del norte del estado mexicano de Sonora… La escasa opción del muro sería mediante un proyecto de ley independiente en el Congreso de EEUU que tendría que condenar la tierra y quitarla de la confianza para la nación Tohono O’odham, que es reconocida por la Ley como un gobierno autónomo… La Ley Federal requiere que la Oficina de Administración de Tierras consulte con los gobiernos tribales antes de hacer cualquier cambio en el uso de la tierra, asi que por lo pronto el soberbio y gandalla de Donald Trump se va a topar con pared!

Luckeville, Arizona.- Las barreras de acero forman una línea en la mayor parte de los 120 kms. de los límites al sur de la Nación Tohono O’odham. Pero, ¿un muro? “Sobre mi cadáver”, dice Verlon José, vicepresidente de esa nación, quien ha sido entrevistado recientemente por enviados de la BBC de Londres, CNN en español y la agencia rusa de noticias en español, RT.
“Estamos conectados con nuestra tierra de origen, ya sea en México o en Estados Unidos. Ahí es donde tenemos nuestros entierros sagrados, nuestras ceremonias, nuestras comunidades. Ninguna frontera va a borrar eso”, sentencia y advierte el lider tribal que ha empezado a ser noticia por las intenciones del aun presidente electo.
El presidente y el vicepresidente de la tribu dijeron que su intención es de siempre tratar de trabajar con quien ocupe la oficina del presidente de Estados Unidos, sin embargo, el vicepresidente Verlon José explicó que los miembros tribales han atravesado sus tierras ancestrales desde tiempos inmemoriales, y un muro de cualquier tipo no sería apoyado por la comunidad.
Además, “las barreras artificiales nunca van a detener el tráfico humano, la gente encontrará una forma de traspasarlas”. Lo que él espera es que el gobierno logre una reforma migratoria integral. Con el paso de los años, la reserva ha quedado atrapada en medio del tráfico ilegal y de la aplicación de la ley. Dado su importancia, Poliica Regional ofrece este amplio reportaje.
La tribu indígena ha afirmado que no apoyará en su territorio el proyecto del presidente electo Donald Trum, dice por otra parte un amplio reportaje del diario hispano El Mañana aparecido ayer martes, casualmente, a mitad del año pasado, el portal ruso de noticias en español RT habia realizado un reportaje similar en las mismas tierras de los Tohono O’odham, lo mismo que la BBC de Londres, CNN en español, y el portal ruso de noticias en español, RT.
La constante presencia de agentes de la Patrulla Fronteriza y una valla de postes de acero, ya hacen difícil que los integrantes de la tribu puedan cruzar libremente la frontera para visitar a familiares y lugares sagrados tradicionales en México, pero la construcción de un muro fronterizo, como planea hacer Trump, consolidaría aún más esa división.
PROTEGER LA PATRIA: “Sobre mi cadáver se construirá una muralla”, dijo José. “No quiero morir, pero deseo trabajar con la gente para que podamos proteger verdaderamente la patria de este lugar al que llaman los Estados Unidos de América. No sólo para nuestro pueblo, sino para el pueblo estadounidense”.
José dijo que invita a Trump a visitar la reserva para ver por qué un muro fronterizo físico no sería una buena idea para la tribu o el país, y saben que, el equipo de Trump reconoce que será muy dificil construir el muro por esas tierras sagradas de los Tohono O’odham a menos que la tribu acceda, pues son tierras que no puede tocar el gobierno federal estadounidense.
“Nosotros somos más viejos que los límites internacionales con México y no tuvimos ningún papel en la creación de la frontera”, testificó el ex presidente de la nación Ned Norris Jr. ante el Congreso en 2008. “Pero ahora nuestra tierra está cortada a la mitad, con comunidades O’odham, sitios sagrados, rutas de peregrinación y familias divididas”.
La constante presencia de agentes de la Patrulla Fronteriza y una valla de postes de acero, ya hacen difícil que los integrantes de la tribu puedan cruzar libremente la frontera para visitar a familiares y lugares sagrados tradicionales en México, pero la construcción de un muro fronterizo, como planea hacer Trump, consolidaría aún más esa división.
PROTEGER LA PATRIA: “Sobre mi cadáver se construirá una muralla”, dijo José. “No quiero morir, pero deseo trabajar con la gente para que podamos proteger verdaderamente la patria de este lugar al que llaman los Estados Unidos de América. No sólo para nuestro pueblo, sino para el pueblo estadounidense”.
José dijo que invita a Trump a visitar la reserva para ver por qué un muro fronterizo físico no sería una buena idea para la tribu o el país, y saben que, el equipo de Trump reconoce que será muy difícil construir el muro por esas tierras sagradas de los Tohono O’odham a menos que la tribu acceda, pues son tierras que no puede tocar el gobierno federal estadounidense.
Sin el apoyo de la tribu, Trump podría verse obligado a aceptar una brecha de 120 kilómetros de ancho en su muro. Su única opción sería mediante un proyecto de ley independiente en el Congreso que tendría que condenar la tierra y quitarla de la confianza para la nación Tohono O’odham, que es reconocida por la ley como un gobierno autónomo.
La ley federal requiere que la Oficina de Administración de Tierras consulte con los gobiernos tribales antes de hacer cualquier cambio en el uso de la tierra, así que por lo pronto el soberbio y gandalla de Donald se va a estrellar con pared, ah, por cierto, ayer se equivocó de destinatario en un Twitter enviado a su hija Ivanka Trump, lo que es el hazmerreír de medio mundo.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*