Politica Regional

UE-TRUMPNo habrá muro fronterizo al 100% –reforzarán la actual cerca– ni deportaciones masivas –solo de “criminales”–, anunció ayer Donald Trump en el programa dominical “60 Minutos” de la CBS News. De los 11 millones que en campaña electoral dijo que podrían deportarse, 2 millones con delitos penales y que están en cárceles si serán deportados, el resto “es gente valiosa”, dijo… En cuanto al famoso y temido muro, afirmó que en su gran mayoría se reforzará la cerca fronteriza, aunque habrá tramos en que si podría construirse muro, entrevista reproducida ayer mismo por CNN en español… También ayer mismo, Trump nombró al presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, como su nuevo secretario general de la Casa Blanca, una de las posiciones más poderosas. En tanto, Steve Bannon, CEO de la campaña presidencial y presidente del portal de noticias Breitbart News, quien era el favorito, fue designado como jefe de estrategia y asesor principal. Es un radical e impulsor de la política migratoria en campaña

Cuestionado sobre si aceptaría una valla en lugar de un muro, Trump dijo: “Para ciertas áreas, sí, pero en otras áreas el muro es más apropiado. Yo soy muy bueno en esto, se llama construcción”. Sin embargo, no repitió su promesa de campaña de deportar a todos los inmigrantes indocumentados
Sin duda alguna, este lunes y durante el resto de la semana habrá ciertos respiros en cuanto a las amenazas de campaña del belicoso candidato republicano Donald Trump sobre temas tan sensibles como inmigración y el famoso y cuestionado muro fronterizo, dando el ahora Presidente Electo de Estados Unidos un giro de casi 160 grados ayer en una entrevista en vivo para el programa nacional televisivo “60 Minutos” de la Cadena CBS News.
Entrevistado al lado de su familia, y cuya parte dela entrevista fue reproducida ayer mismo por el programa Panorama Mundial de CNN en español, el magnate también, en reunión y anuncio por separado, siguió suavizado su tono conciliador al designar como jefe de gabinete al presidente del Partido Republicano, un político moderado y muy conocedor del Tratado del Libre Comercio.
Trump, de último momento, dio marcha atrás en designar en ese cargo a un político muy radical de su campaña y promotor de las cuestionadas y durísimas promesas de campaña en inmigración y comercio con respecto a México, quien por cierto dirige también un medio informativo, de internet y escrito, muy racista, casi por no decir simpatizantes del KKK, así que el ahora Presidente electo empieza a moderar su tono
Bueno, esto empezó desde el viernes durante su audiencia de 90 minutos en la Casa Blanca con el Presidente Barak Obama, a quien elogió por su mandato e inclusive le dijo que lo iba a invitar y a necesitar en asesoramiento en cierto temas, y casi casi en el mismo tono se refirió de Hillary Clinton, a quien ahora reconoce como una política respetable y de altura, pero bueno, las cosas parecen ir tomando otro giro.
El magnate, en la entrevista con “60 Minutos” de la CBS News, a pregunta expresa de la periodista, dijo en cuanto al sensible tema de inmigración, que no habrá en si una reforma migratoria que en lugar de ayudar a su país lo afecte en caso de la famosa y pretendida expulsión de los once millones de indocumentados. “Vamos a expulsar a quienes hayan delinquido, a traficantes, asesinos, violadores y a los que están en las cárceles.
Cuestionado sobre si aceptaría una valla en lugar de un muro, Trump dijo: “Para ciertas áreas, sí, pero en otras áreas el muro es más apropiado. Yo soy muy bueno en esto, se llama construcción”. Sin embargo, no repitió su promesa de campaña de deportar a todos los inmigrantes indocumentados.
“Deben ser unos dos millones, sino es que un poco más, tal vez tres millones, el reto es gente valiosa”, dijo al referirse a la gran mayoría de esos once millones de inmigrantes que aún no cuentan con sus papeles para la nacionalización, pero también Paul Ryan, Presidente el Senado y destacado republicano, dijo que efectivamente no habrá expulsión masiva de indocumentados. “El mismo Presidente Electo ya lo dijo”, apuntó.
Ah, a continuación la nota de CNN en español, de ayer domingo: “El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo este domingo que pese a la retórica utilizada por Donald Trump durante su campaña, los legisladores no están preparados para formar un cuerpo que acorrale y deporte a inmigrantes indocumentados.
“No estamos planeando erigir una fuerza deportadora. Donald Trump no está planeando eso”, dijo Ryan a Jack Tapper de CNN en el programa State of the Union.
“Creo que debemos tranquilizar a la gente: Ese no es nuestro foco. Eso no es en lo que estamos enfocados. Estamos enfocados en asegurar la frontera. Creemos que lo primero y lo más importante, antes de meternos en cualquier otro asunto migratorio, es que tenemos que saber quién entra y sale del país, tenemos que asegurar la frontera”, añadió.
Prometió enfocarse primero en deportar a aquellos que hayan cometido crímenes en Estados Unidos –”pandilleros, traficantes de drogas… probablemente dos millones, incluso podrían ser tres millones– y preocuparse del resto después.
Diferencias en temas económicos
En la entrevista con CNN, Ryan esquivó cuestionamientos sobre si apoyaría los llamados de Trump para aplicar aranceles a las importaciones de países como México. En cambio, dijo respaldar reformas impositivas que enfrente los mismos desafíos “sin que haya efectos adversos, sin que existan daños colaterales en la economía”.
También ayer mismo, Donald Trump nombró al presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, como su nuevo secretario general de la Casa Blanca, una de las posiciones más poderosas, se anunció oficialmente. En tanto, Steve Bannon, CEO de la campaña presidencial de Trump y presidente del portal de noticias Breitbart News, fue designado como jefe de estrategia y asesor principal.
“Steve y Reince son líderes altamente calificados que trabajaron bien juntos en nuestra campaña y nos guiaron a una victoria histórica. Ahora los tendré a ambos conmigo en la Casa Blanca mientras trabajamos para volver a hacer grande a Estados Unidos”, dijo Trump en un comunicado. La declaración mencionaba primero a Bannon y se refería a los dos como “socios igualitarios”.
“Bannon y Priebus continuarán liderando el equipo que formaron durante la campaña, trabajando como socios igualitarios para transformar el gobierno federal, haciéndolo más eficiente, efectivo y productivo”, señaló. Priebus está entre los presidentes del Partido Republicano con más tiempo en el cargo, y generalmente ha sido popular entre las diferentes facciones del grupo.
Por otra parte, Hillary Clinton cree que el director del FBI, James Comey, le asestó un doble golpe a su candidatura presidencial en los últimos días de la campaña al anunciar otra revisión al caso de los emails de la candidata demócrata, para luego descartar abruptamente cualquier indicio de ilegalidad.
Clinton dijo esto ante donantes de su campaña durante una conferencia telefónica el sábado. Un integrante de su comité nacional de financiamiento que participó de la llamada dijo a CNN que Clinton culpó parcialmente a Comey de su derrota ante Donald Trump.
Indicó que la primera carta enviada por Comey al Congreso el 28 de octubre frenó el momentum que ella había logrado después de tres debates y de que saliera a la luz la grabación de Trump en la que hablaba sobre su trato a las mujeres.
Añadió que la segunda carta que envió Comey nueve días después, en la que exoneraba a Clinton, simplemente encendió a los simpatizantes de Trump y no ayudó a que los votantes indecisos se inclinaran por ella. Dijo también que la actuación del FBI había sido difícil de superar, según la fuente, pero reconoció que en contra hubo otras situaciones que su campaña no fue capaz de solucionar adecuadamente.
Mientras tanto, ocho mil personas que se oponen a las políticas sobre inmigración, medio ambiente, derechos de la comunidad LGBT y otras propuestas por Donald Trump marcharon la noche del sábado en Los Ángeles, en el cuarto día de protestas contra el presidente electo, algo nunca antes visto en la historia de los Estados Unidos.
La marcha fue pacífica, a diferencia de las protestas del viernes en las que hubo mil participantes y terminó con 187 adultos y 8 adolescentes detenidos, informó la policía. “Aproximadamente 8,000 manifestantes en el centro de Los Ángeles hoy haciendo valer su derecho a la Primera Enmienda. No ha habido arrestos”, tuiteó la policía.
Varias protestas se han registrado a lo largo del país, la mayoría de ellas pacíficas, excepto en Portland, Oregon, donde el sábado un hombre resultó herido por arma de fuego durante una manifestación. En Nueva York, manifestantes volvieron a marchar hasta la Trump Tower, hogar del presidente electo en Manhattan, donde lanzaban consignas como “No es mi presidente”.
También hubo manifestaciones en Chicago; Washington; Dayton, Ohio; Cincinnati; Oklahoma City; Salt Lake City; Providence, Rhode Island, y Las Vegas y para tarde-noche de ayer mismo se esperan protestas en Washington, por la mañana; en Central Park West en Nueva York, por la tarde; y en Oakland y San Francisco, en California, por la noche.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*