ANUNCIO

Politica Regional

1La lona de la discordia del 1ro. De Mayo y del arranque de la campaña de Javier Gándara Magaña hace dos meses. La violencia electoral en Cajeme no debe regresar como cuando la campaña del Rafael Contreras Monteón y cuando en 1967 con la tristemente célebre Ola Verde del entonces candidato del PRI a la gubernatura, Faustino Félix Serna. Si el alcalde Rogelio Díaz Brown prometió investigar los hechos para castigar a los responsable materiales, también debería hacerlo con los intelectuales. Nadie quiere violencia. La gente pide un proceso electoral en paz, serenidad y de mutuo respeto entre todos los partidos y candidatos. En Nogales, el MP consignó a dos agentes de la policía municipal tras ser detenidos por la PEI, acusados de haber levantado y golpeado a dos militantes panistas que realizan acciones de volanteo

Ya tiene su historia y ha causado estragos, me refiero a la información del contenido de la “lona de la discordia”, decía el sábado e ameno amigo Víctor López, recordando que de manera espectacular hizo su arribo a la conciencia y al conocimiento de los cajemenses el día en que Javier Gándara Magaña arrancaba su campaña en el mero corazón de Obregón.
Todo era algarabía, todo era fiesta y alegría desbordante para los seguidores de Acción Nacional, todo se había preparado a conciencia y todo marchaba según lo planeado desde la oficina estatal del partido en Hermosillo, como también en las oficinas del comité municipal panista, evento al que un servidor de Política Regional asistió.
Los locutores animadores del evento, así como los músicos y una gran parafernalia preparada mediante los más importantes y reconocidos columnistas y periodistas traídos exprofeso desde la capital sonorense para el arranque de campaña de Javier Gándara aquí en Cajeme, reportaba todo listo para convertir el acto de ese día en el mejor del momento, ya que los seguidores del partido ya estaban allí llenando a plenitud lo largo y ancho de la calle No Reelección.
Su gallo por la grande de Sonora estaba haciendo su arribo al escenario de arranque de campaña aquí en Cajeme, nada menos que don Gándara Magaña en persona, pero en eso casi junto con pegado cuando todo era fiesta, cuando todo era alegría, cuando todo era algarabía, también hacía su arribo a esta ciudad por vez primera, la hoy famosa lona mejor conocida como: “la manzana de la discordia”.
Colocada en lo más alto del edificio de Bancomer Centro ubicado en las calles No Reelección y Sinaloa, en el mero centro de esta ciudad, y desde donde se apreciaba perfectamente por la multitud asistente al arranque de campaña. Poco más de un mes de campaña había transcurrido ya para los candidatos por la gubernatura del estado de Sonora, cuando de nueva cuenta durante el recorrido del tradicional y exclusivo desfile de los trabajadores de Cajeme, también conocido como: el desfile del trabajo, hace su segunda aparición dicha lona.
“La manzana de la discordia” de nueva cuenta aparecía, esta vez colgada imponente de la parte superior del paso a desnivel de la calle No Reelección y Sufragio Efectivo, ubicada estratégicamente allí en pleno trayecto importante del desfile de los trabajadores, pero, quien o quienes hayan planeado esta estrategia, la estrategia de “la manzana de la discordia”, han cumplido a cabalidad con su cometido, han pegado en el clavo, sacar de sus casillas los seguidores de Acción Nacional.
Pero también con ello sembrar discordia y confrontación entre los cajemenses, ya que su contenido, cierto o falso, es una gran provocación que ataca directamente los sentimientos de los seguidores del PAN Sonora. Sí, “le pegaron al clavo con la manzana de la discordia”, pero a la vez han logrado en grado muy importante aumentar precisamente el nivel de confrontación, de discordia e inseguridad en Cajeme, ya que su información pone a punto de desbordar las pasiones de esta campaña electoral
El mismo sábado, Sergio Anaya, en su columna del Infocajeme, recordaba que a fines de los años 50s, Cajeme vivió uno de los episodios de violencia política más recordados en la joven historia de nuestro municipio. En esa época la imposición de un candidato oficial a la presidencia municipal de Cajeme calentó los ánimos de la oposición, encabezada por un expriista, Rafael Contreras Monteón, “El Buqui”.
La resistencia del “movimiento contrerista” desembocó en una represión violenta que aún recuerdan muchas personas que ya vivían en esos años de la transición 50s -60s. Éste no ha sido el único episodio de violencia política en nuestra tierra. Desde la década de los 20s, cuando apenas nacía el Municipio de Cajeme, la gente de pueblo fue reprimida cuando se opuso a la redistribución del espacio físico de la ciudad, dirigida ésta a mover los asentamientos humanos de la gente trabajadora hacia el oriente.
Y desde entonces en la ciudad y en el valle de Cajeme han ocurrido varios episodios violentos donde el perdedor ha sido el pueblo. Luchas por la tierra o por el territorio urbano donde asentar una colonia, luchas por la dignidad y la democracia, han sido aplastadas desde el poder. Llegaría 1967, pero aun cuando el centro de la violencia electoral más se centro e Hermosillo, aquí en Cajeme hubo hecho no tan delicados por la misma “Ola Verde” de Faustino Félix Serna, abuelo de candidato tricolor a la alcaldía local
Hoy, en el 2015, vivimos una situación difícil al calor de la lucha electoral. La tentación de provocar violencia y generar confusión, caos, está latente. Aun es tiempo de frenar todo intento de regresar a esos años. Que así sea. Que la gente pueda manifestar libremente sus ideas y sus apoyos por equis partido o candidato. El alcalde Rogelio Díaz Brown prometió mandar investigar los lamentables hechos del primero de mayo para castigar a los responsables materiales, pero también a los intelectuales, piden los agredidos.
Entre tanto, el viernes en Nogales, agentes de la Policía Estatal Investigadora ejecutaron esta mañana orden de aprehensión en contra de dos elementos de la Policía Municipal quienes, el pasado 29 de marzo, detuvieron de manera ilegal a dos personas del sexo masculino. Los detenidos son Jairo Joel Limones Miranda, de 37 años de edad, a quien se le ejecutó orden de aprehensión por los delitos de privación ilegal de la libertad y abuso de autoridad; y Martín Alejo Wong Ramírez, de 56 años de edad, por privación ilegal de la libertad.
Las víctimas denunciaron ante el Agente del Ministerio Público del Fuero Común que el 29 de marzo, alrededor de las 14:00 horas, llegaron a Nogales procedentes de Hermosillo, a bordo de un vehículo particular en el cual traían documentos y propaganda del Partido Acción Nacional. Agentes de la PEI lograron establecer que las personas armadas, quienes iban de civiles e interceptaron a los ofendidos, también eran elementos de Seguridad Pública Municipal, siendo uno de ellos Wong Ramírez; Mientras que Limones Miranda resultó ser uno de los uniformados que esposó a las víctimas. Ambos fueron plenamente identificados por los ofendidos.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*