Atacan con granadas oficinas de PGJE en Hermosillo

* Además se registraron otros ataques en Navojoa y Cananea
* En la Perla del Mayo hay tres lesionados

POR: GREGORIO CRUZ
En la ciudad de Hermosillo, dos granadas fueron arrojadas en las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y al menos una estalló, confirmó José Larrinaga Talamantes, vocero de la dependencia.
Al lugar arribaron elementos de corporaciones federales y del ejército, sin que hasta el momento se reporten heridos ni detenidos, sólo daños menores al edificio.
También en Cananea y Navojoa
Según reportes de la Policía Federal Preventiva (PFP) y de la Policía Estatal Investigadora (PEP) en Cananea ocurrieron ataques a sucursales Bancomer y Banamex a las 21:14 y 21:20 horas, respectivamente; mientras que en Navojoa fue en un restaurante, donde se informó que hay al menos una persona lesionada.
Cancelan conferencia de Gobernador
Posterior a estos hechos violentos, la Dirección de Comunicación Social del Gobierno del Estado, informó que se cancela la conferencia de prensa con el gobernador Guillermo Padrés Elías, programada para este martes a las 7.30 horas.
En un hecho sin precedentes en Sonora, establecimientos de tres ciudades, entre éstos el edificio de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de esta capital de Hermosillo, registraron ataques simultáneos con granadas de fragmentación con resultados de tres personas lesionadas, en hechos ocurridos al filo de las 21:00 horas.
En Hermosillo fueron atacadas las propias instalaciones de la PGJE, donde desde un vehículo en movimiento sujetos desconocidos lanzaron dos granadas, de las cuales sólo una detonó, causando daños en el vitral del frontispicio principal, sin que se registraran heridos a pesar de que había personal de vigilancia.
El vocero de la PGJE, José Larrinaga Talamantes,  precisó que además de Hermosillo, se registraron ataques en el restaurante Chiltepinos de la ciudad de Navojoa, ubicado en bulevar Pesqueira número 720, donde desde un pick up, de color blanco, lanzaron el artefacto explosivo que dejó tres personas heridas, aunque sin consideración.
En esa misma ciudad se registró un ataque en la gasolinera ubicada en calles Rafael Cota y Jalisco, sin consecuencias. Algunos testigos señalaron que los agresores abordaban una motocicleta en la cual se dieron a la fuga tras detonar el explosivo.
EN CANANEA
En Cananea fueron tres los lugares donde los hampones perpetraron los ataques; el primero fue en una sucursal de Bancomer ubicado en calles Cuarta Este y Sonora, donde los vidrios estallaron tras el estruendo provocado por la granada.
Otro ataque se dio en gasolinera con razón social Cananea, y fue perpetrado por sujetos que abordaban una camioneta Windstar, de color arena y sin placas de circulación, en tanto que en la sucursal Banamex de la misma ciudad, un grupo de sujetos dejó abandonado un bulto que contenía explosivos, los cuales no detonaron.
Movilización en Hermosillo
En Hermosillo, tras registrarse el estruendo en el edificio de la Procuraduría General de Justicia del Estado, el cual se escuchó en varias cuadras a la redonda, más de centenar de patrullas de la Policía Municipal, Estatal Investigadora y de la Policía Federal Preventiva, se dirigieron a las instalaciones para acordonar el área.
Sin embargo, ni bien arribaban a dicho lugar cuando algunas patrullas se trasladaron al restaurante Chiltepinos ubicado en las calles Reforma y De la Cultura, dentro de Pabellón Reforma, toda vez que se recibió el reporte de otra explosión, que resultó una falsa alarma.
Un minuto después, una docena de patrullas de distintas corporaciones se trasladaron a otro restaurante, éste denominado Orange, ubicado en calles Colosio y Sahuaripa, donde se reportó una explosión más, y la cual también resultó ser una falsa alarma.
Está situación fue considerada como una estrategia de “distracción” por parte de los hampones para evadirse.
Un caos
Los explosión ocurrida en el edificio de la procuraduría estatal provocó el cierre de varias cuadras por lo que se formó un caos vehicular que por momentos impidió el paso de bomberas que se dirigieron al lugar para atender la contingencia.Ante la mirada atónita de propios y extraños, las patrullas de las distintas corporaciones recorrían las calles aledañas al Cerro de la Campana pero no lograron la aprehensión de personas alguna.
Al filo de las 21:30 horas arribó al edificio de la PGJE el procurador Abel Murrieta Gutiérrez, y 20 minutos después llegó un pelotón del Ejército Mexicano cuyos integrantes, tras una serie de maniobras retiraron la granada que no logró detonar.
El vocero de la PGJE dijo que hasta la noche de ayer ningún grupo delictivo se había atribuido los ataques.
trar un artefacto explosivo más.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*