Politica Regional

7El juego de Manlio en Sonora rumbo al 2015 visto desde los medios nacionales; él apoya a Claudia y su compadre Gamoba al Borrego; solución salomónica daría EPN; contaminación minera del Rio Sonora: Cielos oscuros, tormenta a la vista; en el “Pozo nuevo de los Padres” pudiera ahogarse el Gobernador de Sonora; no sale de una cuando ya está metido en otra el primer gobernador panista de Sonora, que pudiera ser el último; Beltrones asistió al Informe del Dip. Félix Chávez y visitó el Itson, refrendado todo su apoyo para nuestra máxima Casa de Estudios

   Manlio Fabio Beltrones, uno de los políticos más poderosos y más hábiles de este país, mueve sus piezas con la mira en la sucesión de su estado natal, Sonora, comentó el columnista político José Contreras la semana pasada en el diario La Crónica, del D.F., no la de Mexicali.
Uno de sus primeros actos como presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados fue promover, el pasado martes, la aprobación por el pleno de un punto de acuerdo relacionado con la contaminación del Río Sonora, que por cierto es tema internacional.
El punto de acuerdo, por el que la Cámara de Diputados exhortó a las autoridades estatales y federales a imponer “multas ejemplares” a la empresa Buenavista del Cobre —subsidiaria de Grupo México— fue expuesto en tribuna por el diputado federal Manuel Añorve, el político más cercano a Manlio Fabio.
Casualmente —si es que en política existieran las casualidades— el senador del PRI, Ernesto Gándara Camou, impulsó la aprobación en el Senado de un punto de acuerdo relacionado también con el desastre ambiental en Sonora. La lógica más elemental llevaría a pensar que el candidato de Manlio Fabio para el gobierno de Sonora es el ex alcalde de Hermosillo, Ernesto Gándara.
Solo que hay un pequeño problema: Gándara pertenece al grupo político Yaqui Power, que encabeza el muy desprestigiado ex gobernador priista Eduardo Bours, con quien Manlio tiene serias diferencias. Aquí erra el columnista defeño, pues es el carnal Ricardo el mero mero de ese grupo.
Una de dos: o Gándara se deslindó del Yaqui Power o de plano Manlio decidió apoyarlo con todo y su cercanía con Bours, por ser quien encabeza las encuestas. La otra hipótesis es que Gándara se haya ido por la libre al presentar su punto de acuerdo y que la verdadera candidata de Manlio sea la senadora Claudia Pavlovich.
El pasado 4 de agosto, el grupo sonorense cercano a Manlio intentó madrugar y destapar como precandidata a Pavlovich.Pero en días pasados, alguien hizo circular una fotografía en la que Manlio aparece a un lado de Gándara y en tercer lugar aparece la senadora.
¿Será entonces que Manlio Fabio tiene dos velas encendidas?   Esas velas se pueden apagar muy fácilmente. A los dos aspirantes los persigue el fantasma de la guardería ABC.Gándara era alcalde de Hermosillo el 5 de junio del 2009, cuando ocurrió la tragedia.
Y Pavlovich recomendó en su momento a las autoridades del IMSS que se otorgara el permiso a los socios de la guardería.  Manlio no muestra aún su juego, quizá porque no tiene para dónde hacerse.
Mira para empezar no revuelvas la gimnasia con la magnesia, no le quieras ver tres pies al gato teniendo sus cuatro patas, me refiero a lo que comentas con lo del ABC, SÍ hay culpables, pero no es el BORREGO ni tampoco lo es CLAUDIA, así es que buscarle por otro lado. Hablando de MANLIO, él es un hombre muy astuto y es obvio que le apuesta a CLAUDIA por muchos intereses para él y cia., PEROOOO estando el BORREGO en las nubes en la preferencia del estado y sí el presidente PEÑA lo decide todo, no le va a quedar de otra más que alinearse y sí no… HASTA LA VISTA BABY.
Por otra parte, “cielos oscuros, tormenta a la vista”, es el presagio de lo que puede ocurrirle a la minera Buenavista del Cobre de Cananea, resultado evidente del manejo indebido de los desechos de la explotación de uno de los yacimientos más grandes del mundo de cobre o sea la lixiviación en los términos de la industria.
Los recorridos aéreos de los funcionarios de la Comisión Especial de la Cámara de Diputados han comprobado que Buenavista del Cobre no ha cumplido con las normas para proteger el medio ambiente y la vida de los habitantes de su entorno, de los animales y de la vegetación.
Los comisionados se han hecho esto del conocimiento de los representantes de la Conagua, Profepa, Semanart y Secretaría de Economía.  No se sabe todavía cuando declararán libre de contaminación del Río Sonora, que ya se encuentra en la presa Molinito, a unos cuanto pasos de la Abelardo L. Rodríguez, prácticamente dentro de la capital sonorenses: Hermosillo.
Estamos, pues, en las mismas, cerca del desastre. La única agua limpia y en abundancia se encuentra en el Novillo, solamente trasladable a un gran costo técnico y económico, esperando que las lluvias que se avecinan puedan servir de algo. Cuentan con la indiscutible solidaridad de los sonorenses, hermanos en la tragedia que vive gran parte de la zona norte.    Y sigue pendiente la decisión de las autoridades competentes. Se espera que la multa a la empresa de Germán Larrea sea superior al daño causado, que, para muchos no tiene precio. Solamente el cierre y el cambio de concesión pueden llevar tranquilidad, rescatando la mina para sus antiguos operadores, quienes advirtieron del peligro de los represos de desechos tóxicos.
Ya se sabía en Sonora. Desde hace un par de meses, comenzó a circular la fotografía de un represo presuntamente construido por el gobernador del estado, Guillermo Padrés Elías, para contener las aguas del Río Bacanuchi, afluente del Río Sonora, donde hace un mes se registró el derrame de tóxicos del Grupo México, provocando una tragedia en siete municipios aledaños al río.
A raíz de esa tragedia, y después de algunos sobrevuelos realizados por la zona, de parte de autoridades federales, se documentó en video no sólo el estado en que quedó el cauce del río y sus zonas aledañas, sino también lo que desde hace tiempo se sabía: la existencia de un represo que almacena más de 4 millones de metros cúbicos de agua, para regar entre otras cosas, unas 350 hectáreas de nogal, propiedad del gobernador de Sonora, ubicado en un rancho de su propiedad, llamado El Pozo Nuevo de Padrés.
El video completo lo puede ver el acucioso lector, la curiosa lectora, en la siguiente liga:  http://noticieros.televisa.com/programas-punto-de-partida/1409/nuevo-pozo-padres/
El reportaje sólo confirma, a partir de testimonios de los pobladores de Bacanuchi; de las declaraciones de los delegados de Conagua, Semarnat y Sagarhpa, César Lagarda, Jorge Suilo y Horacio Huerta, respectivamente; así como documentos escritos y videograbados, lo que ya se sabía: el gobernador y su familia construyeron, sin permisos de ningún tipo, ese represo para beneficiar sus extensas propiedades, dejando sin agua para beber al pueblo de Bacanuchi y a sus pequeños productores.
El reportaje no podía caer en peor momento para el gobernador Guillermo Padrés. Aparece en un contexto en el que siete pueblos del Río Sonora viven la peor tragedia de su historia, después de que un represo del Grupo México vertió 40 mil metros cúbicos de sustancias tóxicas al Río Bacanuchi (que desemboca en el Río Sonora y llega hasta la presa El Molinito en Hermosillo).
El asunto se inscribe, también, en medio de la polarización que desde el inicio de su sexenio, comenzó a alimentar el propio gobierno padrecista a partir de su empecinamiento en construir el Acueducto Independencia, una obra que abastecería de agua a Hermosillo, trayéndola desde la presa El Novillo, a contrapelo de la voluntad de productores del sur del estado y de la etnia yaqui.
Esa, que podría ser considerada la ‘obra insignia’ del sexenio de Padrés, se encuentra impugnada en tribunales federales, con muchas posibilidades de ser cancelada, debido a la muy larga lista de irregularidades bajo las que fue licitada, construida y operada.    No podía aparecer en peor momento para el gobernador, que se encuentra a 1º días de aparecer en público para encabezar la ceremonia cívica del Grito de Independencia. El dato es relevante, porque Guillermo Padrés tiene más de dos años que sólo se mueve en escenarios públicos controlados, en medio de fuertes dispositivos de seguridad.
De hecho, el año pasado la ceremonia del Grito fue un alarde de miedo al pueblo. Se ocupó la explanada frente al balcón de Palacio de Gobierno con miles de sillas donde sentaron a acarreados del PAN (sillas encadenadas entre sí, por aquello de que a alguien se le ocurriera tirarle con una); con cientos de policías uniformados y encubiertos, para evitar que aparecieran por ahí los llamados ‘malnacidos’ un movimiento de protesta contra el cobro de la tenencia vehicular, que habían advertido protagonizar una “megamentada”.
Si hace un año los bonos del gobernador estaban a la baja, en este 2014, penúltimo de su sexenio, el conflicto en el Río Sonora ha dejado su imagen por los suelos. Cuando sucedió el derrame, hace un mes, el gobernador no dio la cara. Fue 20 días después que comenzó a intentar hacer algo por proyectar su imagen como jefe de Estado. Demasiado tarde.
Hoy, Televisa lo proyecta en cadena nacional como un gobernante indolente, ambicioso, más ocupado en acrecentar su fortuna personal, que en resolver los problemas de la gente. El golpe ha sido brutal a la de por sí deteriorada imagen del gobernador.
En política (y los medios hacen política, especialmente Televisa) no hay casualidades. El megamadrazo al gobernador de Sonora evidencia claramente el cerco que le están tendiendo a Guillermo Padrés desde el gobierno federal, que hasta antes de 2012 era su aliado, pero ya no.
Todo lo que ocurrió en términos de tramitología violada y abusos de autoridad necesarios para construir el Acueducto y su represo, fueron validados por un gobierno federal afín, encabezado por su amigo Felipe Calderón. Ex amigo, habría que precisar, porque una vez fuera de la presidencia, Padrés le acuchilló por la espalda, apoyando a Gustavo Madero en su entronización sobre el PAN nacional, abandonando el barco del calderonismo.
La aparición, en el reportaje citado, de los delegados federales, vuelve muy obvio el origen del mensaje al gobernador de Sonora.      Su sexenio, como alguna vez se dijo en este espacio, apenas dio para cinco años. En adelante, las cosas se pondrán más negras cada vez para ese proyecto que en 2009 llegó con las banderas desplegadas de la alternancia, y que acabó perdiéndose en las ambiciones desmedidas de sus principales personeros, especialmente las de su comandante en jefe: Guillermo Padrés Elías.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*