Ganó Enrique Peña Nieto; no habrá vuelta al pasado, asegura

* El virtual ganador de las elecciones presidenciales sostuvo que no habrá regreso al pasado; subrayó además que, ante el crimen, “ni pacto ni tregua”

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de julio.- Enrique Peña Nieto hizo posible ayer que el próximo 1 de diciembre el PRI regrese a Los Pinos. Doce años después de haber perdido la Presidencia de México, el ex gobernador del Estado de México es el virtual ganador de las elecciones presidenciales.
“Es momento de la reconciliación nacional”, convocó Peña Nieto en su primer mensaje después de que el Instituto Federal Electoral (IFE) hizo públicas las tendencias del PREP que lo dan como vencedor.
“Es momento de alentar la reconciliación nacional y de ver hacia adelante, en plena normalidad democrática. Hoy los mexicanos han elegido una nueva alternancia”, dijo.
En el auditorio Plutarco Elías Calles, de la sede nacional del PRI, a donde Peña Nieto había llegado casi seis horas antes, el virtual presidente electo de México afirmó que “somos una nueva generación, no hay regreso al pasado. Mi gobierno tendrá puesta su visión en el futuro, en el México de grandeza y esperanza que todos queremos y anhelamos”.
Mencionó que los mexicanos le han dado a su partido una segunda oportunidad, “la vamos a honrar. Voy a ejercer una Presidencia democrática que entienda los cambios que ha experimentado el país en las últimas décadas. Voy a gobernador con todos y para todos”.
Peña Nieto entró al auditorio acompañando por su esposa Angélica Rivera y por Luis Videgaray, su coordinador de campaña y el presidente nacional priista, el senador Pedro Joaquín Coldwell. Una vez frente al atril que tenía la leyenda “Ganó México”, el candidato vencedor mencionó que el presidente Felipe Calderón ya lo había llamado para felicitarlo.
“Han sido los ciudadanos los que han hablado, muchas gracias a todos los mexicanos, este domingo ganó México. Agradezco a los más de tres millones de mexicanos que participaron en la organización del proceso”, dijo el ex gobernador.
Durante su discurso de aproximadamente 20 minutos, Peña Nieto mencionó por su nombre a sus tres adversarios en la contienda, Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota y Gabriel Quadri. Y los elogió: “Reconozco la participación que han tenido en este proceso los otros candidatos (…) Todos han contribuido al fortalecimiento de nuestra democracia. Con su esfuerzo y propuestas ganó México”.
Agradeció al IFE, así como al presidente Calderón por su respeto durante el proceso electoral y su determinación al enfrentar decisiones difíciles.
“Voy a cumplirle a todo México. Tengan la certeza de que me esforzaré al máximo para dar respuesta (..) les invito con franqueza a que dejemos atrás las diferencias”.
Peña Nieto se comprometió a ejercer una “Presidencia moderna, responsable, abierta a la crítica y a tomar en cuenta a todos”.
Al referirse a las protestas juveniles, sobre todo a las del movimiento #Yosoy132, aunque sin mencionarlo, Peña Nieto aseguró: “Escucho a los estudiantes, pero también a los que no pudieron continuar su formación, a los que no encuentran un empleo, a los que trabajan muy duro para sacar adelante a sus familias. Escucho a todos los jóvenes y a todos les aseguro una cosa: vamos a seguir construyendo este país, en democracia. Yo también quiero un nuevo país”. Cuando el priista dijo esto el auditorio repleto empezó a gritar “¡es diferente!”
Mano dura contra el crimen
Entre los pronunciamientos que hizo Peña Nieto minutos antes de las doce de la noche, fue en el sentido de que la lucha emprendida por el presidente Calderón había sido valiente. En ese contexto el virtual Presidente electo dijo: “Frente al crimen organizado ni pacto ni tregua”.
En el auditorio en el que se encontraban todos los liderazgos del PRI, Peña Nieto, radiante después de conocer los números que le dan una ventaja y la llamada de Calderón, dijo que asumía la responsabilidad que le había dado la ciudadanía “con emoción y gran responsabilidad”.
Señaló el ex gobernador del Estado de México que desde hace más de dos años estuvo en el primer sitio de las preferencias electorales que “hoy primero de julio han sido los ciudadanos los que han hablado, y que eligieron un cambio con rumbo. Muchas gracias a todos los mexicanos”.
Como se leía en el atril, Peña Nieto en su discurso dijo “Este domingo ganó México”. Se refirió Peña a que la elección en donde se eligieron también a los 628 integrantes del Congreso de la Unión  había sido una auténtica fiesta democrática, en la que, de acuerdo con sus número votaron más de 49 millones de personas.
El festejo empezó al acudir a votar
Enrique Peña Nieto llegó a la casilla instalada en la esquina de Miguel Hidalgo y Rafael Favila de este municipio, a las 11:20 de la mañana. Una cascada de aplausos lo recibieron, eran todos los mexiquenses que apoyaban a su ex gobernador.
Minutos antes de la llegada del priista, un grupo de jóvenes del movimiento #YoSoy132 se empezaron a juntar en derredor de la casilla contigua 1, en la sección 420, del distrito XII, con cabecera en este municipio, y en cuanto desplegaron una manta que decía: “Ante la intimidación, razón; ante la manipulación, información, voto informado, jamás manipulado”, los lugareños los rechazaron.
“¡Atlacomulco-Atlacomulco-Atlacomulco!” “¡Fuera 132!”, gritaban y gritaban los mexiquenses repeliendo la presencia del grupo antipeña. Las cosas estuvieron a punto de llegar a los golpes, pues los seguidores de Peña Nieto jalonearon la manta a los #Yosoy132, pero al final se mantuvo la paz
Peña Nieto, que arribó al lugar acompañado por su esposa, Angélica Rivera, llegó saludando a la gente. El priista iba vestido muy inglés, pantalón gris, blazer azul marino y camisa blanca y estrenando zapatos color negro.
La casilla, copada por decenas de personas que iban a votar y otro tanto de representantes de los medios, fue instalada en el mismo sitio donde el año pasado Peña votó para elegir gobernador del Estado de México, frente a una tienda de vinos y licores de nombre El Depósito.
A Peña Nieto le entregaron cinco boletas: para alcalde, diputado local —distrito por el cual él fue legislador hace diez años—, diputado federal, senador y Presidente de la República.
Tardó un suspiro en marcar las boletas y más tiempo tardó en llegar desde la casilla hasta donde se preparó un templete desde donde lanzó un brevísimo mensaje.
“Deseo que en esta jornada electoral, quien resulte ganador sea el pueblo de México, que sea esta jornada de fiesta de nuestra democracia, y que realmente quien resulte ganador en esta jornada sean todos los mexicanos”, dijo Peña Nieto.Posteriormente, el priista se juntó con sus hijos y los de su esposa para tomarse una foto familiar, antes de ir a saludar a algunos parientes en este pueblo de unos 80 mil habitantes.
Y doce años después, el júbilo volvió al PRI
Doce años después de su primera derrota presidencial, ayer el PRI se vistió de fiesta: juegos de luces robóticas, cañones de papel picado verde-blanco-rojo que voló por todos lados, enormes consolas para que sonara la música del mazatleco Julio Preciado y banderas de México ondeando amenizaron el jolgorio.
Los ojos de Angélica Rivera brillaban de felicidad, mientras aplaudía y orgullosa le clavaba la mirada a su esposo Enrique Peña Nieto que en el auditorio Plutarco Elías Calles se asumía como el próximo Presidente de México.
“La coalición Compromiso por México encabezará el próximo gobierno de la República”, dijo el virtual Presidente electo de México y el auditorio repleto de sus más fieles rugió al filo de la media noche del primero de julio.
Enrique Peña Nieto logró regresar al PRI a Los Pinos, la súbita multiplicación de sonrisas, abrazos y felicitaciones entre priistas lo decían todo. Desde las ocho de la noche los priistas no cabían en ellos de felicidad, y la euforia quedó patente dos horas después, cuando el senador Pedro Joaquín Coldwell anunció: “Las tendencias son favorables e irreversibles, a favor del licenciado Enrique Peña Nieto”.
Los aplausos de la porra peñista en el salón de usos múltiples del PRI tronó: “¡Peña presidente-Peña presidente!”, mientras otros aplaudían eufóricos.
Desde hace varios días, el estacionamiento de la sede nacional priista fue avituallado con una serie de carpas blancas de macizos tubos de acero que cubrieron a miles de simpatizantes que aprovecharon para echar un bailongo mientras llegaba Peña Nieto a saludar de mano a cuanta persona se le acercó.
El servicio Caballero instaló tres mil sillas de plástico que desde las seis de la tarde empezaron a ser ocupadas por petroleros que se distinguían por la playera color rojo.
A todos los asistentes que entraron a la sede nacional priista, que hace doce años no se veía tan colorida, entraban tras una previa revisión por parte de los elementos de seguridad de ese partido, que se instalaron enfrente de modernos arcos detectores de metales.
Enrique Peña Nieto llegó a las seis de la tarde y 25 minutos y se instaló en la oficina de Pedro Joaquín Coldwell, desde donde siguió la información que fue obteniendo el PRI a partir de sus representantes de casilla en todo el país para conocer cómo iba la votación.
En el sillerio se instalaron los 70 trabajadores de limpia del municipio de Netzahualcóyotl, encabezados por Eduardo López Luna, y que se llaman Porra Oriente.
López Luna presumió que para esta noche traían 14 nuevas porras. El líder del grupo que toca con estilo de batucada, contó que esta porra surgió de manera espontánea para apoyar a Peña Nieto, luego de que éste como gobernador conoció que ellos necesitaban una cancha de futbol para los hijos de los trabajadores “y nos cumplió”.
A las ocho de la noche, algunos priistas confiaron que sus números le daban una ventaja de diez puntos a su candidato y que las encuestas del CEN le dan nueve puntos a Peña Nieto. A esa hora, Televisión Azteca hacía públicos los sondeos, que ponían al ex gobernador mexiquense arriba en las preferencias. Las horas transcurrieron y la alegría en la sede nacional priista seguía creciendo.
El reconocimiento de Josefina Vázquez Mota fue interpretado como el espaldarazo a la candidatura triunfadora de Peña Nieto. Pero los números que dio a conocer el IFE no dejaron duda en el PRI de que lo que habían anhelado: regresar a Los Pinos, el próximo 1 de diciembre, era un hecho.
Después de su mensaje en el Plutarco Elías Calles, donde se abrazó con el senador Manlio Fabio Beltrones, Peña Nieto salió al estacionamiento del PRI, donde miles lo esperaban para festejar a todo pulmón, con un mensaje de quien será el próximo presidente mexicano: “no les voy a fallar”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*