Columna Política Regional

¡¡Golpe a Calderón al dar entrada la Sala Superior del TEPJF a la queja de Manuel Espino contra su expulsión de las filas panistas, apostándose que pueda ganar al juicio y se le vuelva a dar de alta en el partido, respetando todos sus derechos políticos en el mismo!!

Ahora fue personalmente la Secretaria de la Mesa Directiva del Congreso de la Unión, la diputada María Dolores del Rio Sánchez, quien ayer lunes a nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional empezó a impulsar, mejor dicho solicitó o demandó, un período extraordinario de sesiones para impulsar reformas a la Ley Federal del Trabajo, una “reforma” a la reforma política y una entrarle a una nueva ley de seguridad pública.
La legisladora federal, ex diputada local, ex alcaldesa de Hermosillo, ex precandidata a la gubernatura de Sonora y aspirante a un escaño en el Senado de la República —¡¡¡uuufa, como abarca esta Lola!!!—, dio a conocer que hace días su amiga y jefa de la bancada albiazul en la propia Cámara Baja, Josefina Vázquez Mota, se reunió con la dirigencia máxima de la Coparmex, misma que le solicitó buscar un período extraordinario de sesiones, al menos para aprobar la reforma laboral que el PRI había propuesto.
Precisamente sobre tal reforma, cabe aclarar que el sector obrero, sobre todo la CTM, no teme a una reforma siempre y cuando los derechos de los trabajadores no sean tocados de manera desfavorable, aunque lo que sabemos es que las reformas mas bien hablan de una mayor productividad y hasta de mayores remuneraciones a los propios trabajadores, aunque en todo caso habrá que ver esto con el dirigente de la CTM en el Valle del Yaqui, diputado local Antonio Valdez Villanueva, por cierto el más posicionado del tricolor para ser su candidato por el VI Distrito al propio Congreso de la Unión.
Aunque en calidad de mientras, el consenso nacional es que muy mal parados quedaron los diputados federal del PRI precisamente al negarse a someter al pleno la iniciativa de reforma política que ya había sido aprobada en la Cámara de Senadores, a la vez que congelaorn la iniciativa de reforma laboral, pese a que México cuenta con una legislación de las más atrasadas en el mundo en este renglón.
En primer término, con las candidaturas ciudadanas previstas en la iniciativa de reforma política que ha sido condenada a los archivos, el priismo teme a que arrecien las desbandadas de sus militantes por la metodología nada democrática que le caracteriza al seleccionar a sus candidatos.
En tanto que con la reforma laboral se promovería la inversión local y foránea, generándose mas fuentes de empleo, sin el temor de que por intereses políticos se llevara a la huelga indefinida a las empresas como lo hizo el gángster de Napoléon Gómez Urrutia, quien por cierto le falló feo, muy feo, a su difunto padre, Don Napoleón Gómez Sada, quien le confirió el mando, no habiendo Napito sabido aprovechar el capital político y humano de su señor padre, quien junto al también extinto Don Jorge Larrea, llevaron progreso, bienestar y hasta riqueza a los trabajadores de Cananea y Nacozari.
Recuerdo a ambos, creo que a mediados de 1984, bajando del jet ejecutivo del propio Don Jorge, en la pista del aeropuerto internacional “Ignacio Pesqueira”, de Hermosillo, cuando un servidor cubría —y tomaba fotos— la fuente informativa del lugar para el El Imparcial, habiendo entrevistado a ambos antes de continuar su viaje, en un bimotor, a Nacozari, ambos buenos caballeros y atentos con los medios, distinto al engreído y zátrapa de Napito, quien, repito, está acabando con el legado de su padre, que no imperio.
También ayer lunes, en otro tema nacional en el que otro conocido sonorense (aunque nació en Durango y parte de su vida también la pasó en Chihuahua—, el licenciado Manuel Espino Barrientos, recibió en sus oficinas de la capital del pais, la buena noticia —mala para Calderón y su pandilla de buenos para nada como Germán Martínez, Cesarito Nava y Roberto Gil—, de la entrada que dio la sala superior del TEPJE a su queja contra la decisión del CEN del PAN, de la expulsión de que fue objeto.
El expediente, del que cualquier simple mortal podrá estar al pendiente en el portal en internet del susodicho Tribunal, es el SUP-JDC-064-2011, está sumamente grueso desde el punto de vista jurídico, juicio promovido por el propio belicoso o tormentoso de Espino “Barruntos” el pasado 6 de Mayo, juicio mediante el cual exhije el reestablecimiento de sus derechos políticos, partido al que ingresó en 1978, siendo presidente del mismo, en Sonora, de 1999 al 2002, Secretario General del CEN del 2002 al 2005 y presidente nacional del 2005 al 2007.
Temprano, ayer lunes, el alcalde Manolo Barro Borgaro presidió el Lunes Cívico en la escuela primaria “20 de Noviembre”, de la calle Baca Calderón, en la colonia Sochiola, aprovechando el presidente para felicitar a los mentores por festejar su día 24 horas antes, el tradicional 15 de Mayo, siendo Manolo recibido y atendido por la directora del plantel, Guadalupe Villalba Verdugo, en tanto que a mediodía, un grupo de vecinos de Pueblo Yaqui comandados por el líder social Jorge Valdez, en presencia del reportero reconocieron los apoyos para vivienda de parte de Barro Borgaro, del Secretario “Chabeto” Plascencia Osuna y del Síndico Jorge Russo.
Por ahí mismo, en pasillos de palacio, encuentro casual con el tremendo cocoreño Eustaquío, el famoso “Laco” Luzanía, recién desempacado de la cabalgata del domingo en Navojoa, habiendo él invitado —y llevado— a 30 jinetes con sus respectivos caballos de los rumbos de la guayabera población, donde por cierto los sabrosos “yoyomos” están en su mejor punto, color y sabor, y el mismo domingo regresaron de “Naranjilandia” las empresarias del giro gastronómico Alcira Holguín Alatorre y su hija Isabelina Borbón Holguín, asistiendo a la cena de cumpleaños de María Elena García de Holguín, esposa de su hermano Martín.
Éste, actual director editorial del diario Ocho Columnas, de Guadalajara, que ayer cumplió 30 años, teniendo como director general a Gonzalo Leaño Reyes, medio de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) que dejó muy abajo a El Occidental y se da un “tiro” con El Informador y Mural, no pudiendo ir la cena la menor de la familia, Loly, por atender el restaurant “El Viajero” de la Central de Autobuses, lugar donde le empieza ir bien a Javier Romero con un eslabón más de sus farmacias naturistas.
Portales: www.elregionaldesonora.com.mx y www.diariosonoradelatarde.com.mx. Correos: alberto_camacho1@yahoo.com.mx. Twiteer: @betocamacho1.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*